Buenas prácticas de farmacovigilancia para el cumplimiento normativo

La farmacovigilancia es definida como la ciencia y las actividades relativas a la detección, evaluación, comprensión y prevención de los efectos adversos de los medicamentos o cualquier otro problema de salud relacionado con ellos, dicha definición es establecida por la Organización Mundial de la Salud. Sus principales objetivos son:

  1. Velar por el cuidado de los pacientes que usan medicinas
  2. Mejorar la salud pública y la seguridad al usar medicamentos
  3. Detectar problemas en el uso de medicamentos y hacer comunicados con hallazgos oportunos
  4. Evaluar los beneficios, daños, efectividad y riesgos de los medicamentos.
  5. Fomentar el uso de medicamentos en forma segura, racional y más eficaz
  6. Promover la educación y entrenamiento clínico de farmacovigilancia y su efectiva comunicación

De manera concreta, la farmacovigilancia estudia los efectos indeseados abarcando más allá de su foco principal que son los medicamentos; sin embargo, busca tener bajo la lupa a hierbas, complementos alimenticios, productos hemoderivados y biológicos; vacunas y dispositivos médicos, errores de medicación y falta de eficacia.

La farmacovigilancia tiene carácter internacional, es por esta razón que posee un peso tan grande   ya que más allá de informar anomalías en los productos, las instituciones responsables de la salud pública de cada país puede tomar cartas en el asunto en caso de ser necesario.

Estas medidas llevan un proceso riguroso debido a su proceso de identificación y gestión de riesgos, el motivo principal es que este análisis se hace únicamente en aquellos productos que ya han salido a la venta. El proceso de gestión de riesgos sigue la siguiente estructura:

  1. Análisis
  2. Identificación de riesgos
  3. Evaluación de riesgos
  4. Gestión de riesgos
  5. Medidas regulatorias y seguimiento
  6. Difusión

Este tipo de posibles riesgos por los que se puede clasificar a los productos puede ir desde un mal etiquetado o falta de información en la misma, hasta anomalías al ser usado o efectividad del producto. En caso de afirmar las anomalías, las instituciones competentes pueden tomar cartas en el asunto y sancionan con penalizaciones que pueden derivar en retirar el producto del mercado.

Existen diversas soluciones para gestionar su producto al momento de su fabricación, estas soluciones ayudan a optimizar su producción, verificar la calidad, gestionar sus formular para encontrar errores con mayor facilidad e incluso ayudaran a obtener el etiquetado de sus productos. Encontrar una solución adecuada puede ser una labor complicada debido a la gran variedad de ERPs existentes en el mercado, encontrar uno especializado para su tipo de industria es el mayor reto.

BatchMaster es la solución que aparte de ser especializada en la industria farmacéutica, de suplementos, alimentos química y cosmética, cuenta con los módulos necesarios para controlar su calidad de los productos, a la obtención de información para un mejor etiquetado y a gestionar sus fórmulas erradicando las anomalías y buscando la más efectiva, factores que hoy en día son factores de compra en la exigencia de los consumidores actuales.