Buenas Prácticas en Manufactura

Buenas prácticas de manufactura

De la mano de Pablo Picasso aprendimos que una buena práctica es adherirse a una metodología, sistema, herramienta o técnica probada cuyos resultados han sido sobresalientes y reconocidos. Ahora bien, específicamente para las empresas de manufactura, existen las buenas prácticas de manufactura (BPM).

A su vez, las buenas prácticas de manufactura son principios básicos y prácticas generales de higiene en la manipulación, preparación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte y distribución de alimentos, fármacos y productos para el consumo humano para garantizar que son seguros, saludables e inocuos.

Las BPM obligan a los productores a estandarizar su:

  • • Eliminación de desechos
  • • Vestimenta
  • • Almacenaje de materias primas, intermedios y productos finales
  • • Retiro de producto
  • • Entre muchas otras

Ciertamente, las BPM son obligatorias para los productores de alimentos y fármacos, pero cualquier empresa puede adoptar estas buenas prácticas para:

  • • Mejorar el sistema de gestión de calidad
  • • Hacer más eficiente el proceso de producción
  • • Reducir los tiempos de ejecución
  • • Mejorar la comunicación interna
  • • Cumplir legislaciones vigentes
  • • Tener reportes de trazabilidad
  • • Optimizar los recursos

BatchMaster es un software de planeación y producción que ha sido construido con estas mejores prácticas en mente para que su empresa solo deba preocuparse por producir. Acérquese a nosotros y solicite más información.

Este es el segundo artículo de una serie titulada Buenas prácticas. Para leer el primer artículo, haga clic aquí.