Ciclo de producción: Gestión de Almacenes

Este es el octavo artículo dentro de una serie titulada “Ciclo de producción”. Aquí puede leer la séptima entrada, “Calidad”.

Todas las empresas que se dedican a la producción tienen al menos un almacén en el que resguardan su materia prima, productos intermedios y terminados. Además, en el mismo almacén se encuentran los productos que están esperando sus dictámenes de prueba de calidad.

En pleno 2016, la gran mayoría de las empresas manufactureras siguen utilizando el viejo recurso de marcar con colores (ya sea con tarjetas o plumones) los productos:

  • Verde: si es producto final, indica que está listo para ser entregado. Si es materia prima o semielaborado, quiere decir que ha pasado la prueba de calidad y puede ser emitido al siguiente proceso del ciclo.
  • Amarillo: si es producto final, materia prima o semielaborado, quiere decir que está en proceso de análisis de calidad.
  • Rojo: si es producto final, materia prima o semielaborado, quiere decir que no pasó la prueba de calidad y que debe ser destruido o, de ser posible, reprocesado.

Adicionalmente, las empresas siguen controlando sus entradas y salidas con formatos PEPS (Primeras Entradas Primeras Salidas) y UEPS (Últimas Entradas Primeras Salidas), pero el problema de depender de formatos físicos y marcadores o tarjetas es la cantidad de errores que se puedan presentar.

Con la ayuda de una solución informática, es posible crear almacenes virtuales, generar códigos de barras y colocarlos en los productos para conocer su estado (liberado, cuarentena, calidad, etcétera) y conocer, además, a qué cliente debe ser entregado.