Producir vs ser productivos

Ya lo dice el viejo dicho: “cantidad, no es igual a calidad”. La competencia extranjera y la alta demanda de productos nuevos, ha obligado a las empresas manufactureras a transformar su capacidad de producción para satisfacer las necesidades del consumidor.

Esta realidad ha obligado a las compañías a incrementar, agilizar y multiplicar tareas, sin embargo, más rápido y más basto no siempre se traduce en mejor. Entender la diferencia entre producir y ser productivo, es un conocimiento clave para mudarse a los retos de la industria 4.0.

Aquí les presentamos 5 diferencias vitales entre ser productivo o simplemente producir:

  1. Retorno de inversión

Produzco: estoy obsesionado con las cantidades de productos finales que fabrico. El fin justifica los medios y no pienso en la rentabilidad (relación entre beneficio y esfuerzo realizado) que me genera la orden de producción.

Mi único fin es cumplir con las entregas.

Soy productivo: conozco mi inversión inicial y baso mi producción en históricos de venta. Creo que un producto final que no me retorna mis gastos, es un producto inservible.

  1. Durabilidad de línea de producción

Produzco: pongo a trabajar a mi maquinaria a pasos forzosos. No me interesa llevar al límite las capacidades de mi línea de producción con tal de que se cumplan las entregas.

Soy productivo: entiendo los límites operativos de mi maquinaria, comprendo que el mantenimiento es esencial para alargar la longevidad de mis recursos y sé que no forzar el trabajo de mi línea de producción a la larga me traerá más ahorros.

  1. Formulación flexible

Produzco: deseo tener la fórmula correcta en el momento preciso, no me importa la trazabilidad de mi proceso mientras pueda satisfacer las necesidades de mi orden de producción actual.

Soy productivo: trato de crear fórmulas flexibles, que puedan cambiar o adaptarse a cualquier problema o necesidad del mercado. Rastrear mis procesos de formulación es esencial para entender y corregir mis errores de producción.

  1. Planeación enfocada

Produzco: planeo mi producción a partir de una estructura lineal: comprar, fabricar y entregar. No existen variantes en mi calendario de producción, elaboro la misma cantidad de productos a lo largo de todo el año.

Soy productivo: entiendo los picos altos y bajos de mi calendario de producción. Planeo a partir de información que me revela tendencias de consumo y cambios en las épocas.

Mi plan de producción (compra de materia prima y número de órdenes de producción) tiene matices y se alinea a las necesidades del mercado.

  1. Calidad como ventaja competitiva

Produzco: mi principal objetivo es cumplir con órdenes de producción grandes. El presente es lo más importante y lo calidad de los productos puede ser sacrificada por la velocidad de distribución.

Soy productivo: prefiero cumplir con órdenes de producción menores, pero con mayor calidad en productos finales. Mi producción se basa en la satisfacción de clientes y relaciones a largo plazo con ellos.

 

La delgada línea que divide la producción de la productividad tiene su origen en el control de información, tu socio en productividad te está esperando.