¿Qué son las Buenas prácticas?

Este es el primer artículo de una serie titulada Buenas prácticas.

Mujer llorando
Mujer llorando

Para simplificar la explicación de qué son las buenas prácticas, emplearemos una analogía utilizando el trabajo de Pablo Picasso como ejemplo.

Cuando la mayoría de las personas mira una obra del afamado pintor español, lo primero que piensa es que “no tiene habilidad y por eso pinta con triangulos”; sin embargo, la trayectoria de Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso (su nombre de bautismo), empezó como la de cualquier otro célebre artista: con clases de dibujo.

Su papá, José Ruiz y Blasco, era maestro de dibujo de la Escuela Provincial de Bellas Artes y decidió iniciar a su hijo en su arte a los 9 años. En ese entonces, el pintor en potencia aprendió las técnicas que aprendían todos los pintores. Es más, si usted tomara una clase de dibujo el día de hoy, seguramente estudiaría los mismos trazos que él.

Ciencia y caridad
Ciencia y caridad

Al inicio de su carrera, Picasso era un brillante y talentoso pintor realista e impresionista, pero luego de dominar la técnica de plasmar las escenas tal cual eran, decidió experimentar con otras formas de expresión, mismas que lenta y eventualmente lo llevarían a ser uno de los principales impulsores del Cubismo en 1912 (22 años después de tomar un pincel por vez primera).

Eso, en esencia, es una buena práctica. De acuerdo con el Instituto Mexicano de las Mejores Prácticas Corporativas, una buena práctica es “una serie de metodologías, sistemas, herramientas y técnicas aplicadas y probadas con resultados sobresalientes en empresas que han sido reconocidas como de clase mundial”.

Si Pablo Picasso nos debe enseñar algo es: hay que comenzar por lo probado, por lo que ya sabemos que funciona y solo cuando hayamos dominado el proceso, podemos aventurarnos a crear algo nuevo. Es entonces, la mejor de las sugerencias que su empresa se adhiera a las buenas prácticas de otras organizaciones que pertenezcan a su sector e industria y que usted reconozca como ejemplo a seguir.

Con BatchMaster, las empresas de manufactura pueden incorporar buenas prácticas a la ejecución de su producción.