Servidor en sitio (on premise) o en la nube (cloud) ¿qué es lo que necesita mi empresa?

Una de las tendencias tecnológicas adoptadas por los proveedores de software es ofrecer hospedaje en la nube, razón por la cual empresas de todos los giros y tamaños se preguntan ¿qué es más conveniente, adquirir un servidor o rentar un espacio en la nube? La respuesta, como decía Einstein, es relativa.

Primero lo primero ¿qué es la nube? La nube o cloud, por su nombre en inglés, es computación hospedada en Internet que provee acceso a computadoras compartidas con otras empresas. En palabras más sencillas, la computación en la nube es como un edificio donde el dueño le renta departamentos vacíos a diferentes familias. Lo que uno paga al rentar computación en la nube es ese departamento, el cual puede tener x metros cuadrados (o espacio de almacenaje) y estar construido con ciertos materiales de diferentes calidades (poder de procesamiento).

Ahora bien, los actuales proveedores de computación en la nube ya no solo ofrecen almacenaje y poder de procesamiento, sino que ya incluyen aplicativos (software) y servicios administrados. Retomando el ejemplo del edificio, el casero ya no solo renta el departamento vacío, sino que ahora incluye muebles y aseo del hogar.

Con el concepto claro y antes de responder qué es más conveniente, lo que sigue es definir la situación actual de la empresa:

  • No tiene departamento de TI: las empresas en desarrollo suelen delegar sus operaciones no críticas (una operación crítica es aquella que es fundamental para la permanencia de la empresa: un despacho de abogados necesita abogados, pero una pastelería puede subsistir sin consejo legal) a terceros, siendo el área de TI una de las primeras en delegar. La nube es la mejor opción para estas empresas ya que los proveedores de computación en la nube ofrecen lo que se conoce como “servicios administrados”, es decir, la renta incluye un administrador que se encargará de que: a) el servidor esté en línea b) instalar los aplicativos (software) necesarios y c) dar soporte y resolver dudas relacionadas tanto con el servidor como con el aplicativo.
  • Tiene departamento de TI pero no conoce el volumen de transacciones: las compañías en desarrollo con más estructura, ya tienen al menos a una persona dedicada a brindar soporte tecnológico al interior de la empresa. Regularmente esta persona gestiona las redes, da soporte con los equipos de cómputo locales y da consejos al momento de adquirir software empresarial que ayude a controlar los procesos administrativos y operativos. Todo software requiere ciertas capacidades de hardware para correr, por lo que es vital conocer cuánto poder de procesamiento necesito y cuánto espacio de almacenaje requiero. Desconocer este dato puede llevarnos a invertir en hardware que pronto se quedará obsoleto. Un ejemplo claro es comprar una casa con una sola habitación con un crédito a 15 años, pero que a los dos años se requiera una nueva habitación porque viene un bebé en camino. Si no se tiene este dato, lo más seguro es rentar un espacio en la nube sea lo más seguro porque puede pasar de tener una habitación a dos habitaciones en cuestión de minutos pagando solo el consumo computacional sin plazos forzosos.
  • Tiene departamento de TI y conoce el volumen de sus transacciones: las compañías desarrolladas y estructuradas conocen, además, cuál es su consumo de recursos informáticos, por lo que encontrar un servidor que se mantenga vigente de tres a cinco años (ideal) es tarea fácil. Estas empresas favorecen la compra de servidores porque les gusta tener el control de su operación y tienen necesidades puntuales como almacenar fórmulas y recetas secretas. Esto no quiere decir que la nube no ofrezca seguridad, no obstante, un servidor compartido siempre tendrá un grado más alto de vulnerabilidad que uno en sitio.

Muchos proveedores, con la intención de ganar el proyecto, guiarán de manera errónea al cliente haciendo proyecciones de “si renta computación en la nube, en X tiempo habrá cubierto el costo de un servidor, pero claro, al final de ese tiempo no tendrá nada; sin embargo, si compra el servidor hoy será suyo por siempre”. Sí, pero ¿cuál es la garantía de que el servidor seguirá siendo funcional al final de ese tiempo?

En conclusión, hay que conocer las necesidades internas para poder tomar una decisión correcta. La nube ofrece certeza y escalabilidad mientras que el servidor en sitio (on premise) ofrece control total por un tiempo finito.

Acérquese a BatchMaster para conocer cuál es la mejor opción para su empresa de manufactura basada en recetas o formulaciones.